La segunda impresión también es importante

 81% de los consumidores buscan en línea antes de comprar un producto

Consideramos a la segunda impresión como aquella búsqueda que realiza el consumidor después que se ha sentido atraído a una marca por primera vez, a través de algún medio publicitario, y que llegó a generarle interés.

El consumidor de esta época está sobre expuesto a la publicidad de distintas marcas, y todas buscan ser protagonistas de nuestras vidas. Este decide iniciar su experiencia con la marca a través de una pequeña pero relevante investigación propia.

Los consumidores nos hacemos preguntas como: ¿qué es lo que la marca me ofrece? ¿cómo es que las demás personas la perciben?, ¿cuantas personas la consumen? es decir, más allá de lo que la marca nos pueda decir de sí misma, buscamos conocer la experiencia de los demás con ella; también existen otras evaluaciones inconscientes que hacemos de la marca, como por ejemplo: ¿qué  me transmite su imagen? ¿su logo me parece atractivo? ¿su línea gráfica demuestra profesionalismo? ¿qué actitudes transmite la marca con sus clientes?, ¿me genera confianza?

La segunda impresión a la que nos referimos es la evaluación activa que realiza el consumidor cuando está dispuesto a comprar o consumir determinada marca o servicio. Por tanto, tenemos que considerar esta segunda impresión tan importante como la primera y así poder lograr que nuestra marca transmita la confianza y el interés necesario para que este nuevo consumidor no solo nos mantenga en su rango de opciones sino que termine prefiriendo nuestra marca y nos recomiende con otros.

En conclusión, tenemos que preocuparnos por manejar bien nuestra imagen detrás de la primera impresión; es decir, mantener al día nuestros activos digitales como la página web y redes sociales con información relevante y expuesta de manera atractiva a nuestros consumidores. Tampoco se deben pasar por alto los comentarios negativos hacia nuestra marca, hacer seguimiento a estos debe ser una prioridad.